+SOSTENIBLE

Un acuerdo global para proteger a las personas y el planeta

Transformando el mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

Arantza Acha. Directora de UNESCO Etxea-Centro UNESCO País Vasco

La Agenda 2030 es la nueva hoja de ruta internacional de desarrollo que se ha aprobado en septiembre de 2015 en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Esta Agenda será el instrumento para la lucha a favor del desarrollo humano sostenible en todo el planeta entre el año 2015 y el año 2030. Sus pilares fundamentales son la erradicación de la pobreza, la disminución de las vulnerabilidades y las desigualdades y el fomento de la sostenibilidad.

Por primera vez en la historia todos los países del mundo han llegado a un acuerdo para erradicar la pobreza, acabar con las inequidades y para proteger el planeta. Desde su constitución hace 70 años, la Organización de las Naciones Unidas, es un espacio para el diálogo internacional en cuestiones esenciales que van más allá de las fronteras de los países, y que requieren de coordinación, cooperación y entendimiento para poder solucionarlas de forma efectiva. El desarrollo humano ha sido siempre uno de los focos de atención la ONU, haciendo especial hincapié en la problemática de la pobreza y el hambre extremas.

La Declaración del Milenio

En el año 2000 todos los países adoptaron la «Declaración de Milenio», comprometiéndose a trabajar para eliminar la pobreza extrema y asegurar el derecho humano al desarrollo de las personas en los países más empobrecidos. Esta declaración se concretó en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que daban un plazo de 15 años para combatir la pobreza en sus múltiples dimensiones a través de la salud, la educación, la igualdad de género y la protección de los recursos naturales. Gracias a los esfuerzos dedicados, se ha contribuido a que más de mil millones de personas escaparan de la pobreza extrema, a combatir el hambre y a facilitar, más que nunca antes, que un número mayor de niñas asistiera a la escuela.

Sin embargo, al vencer el plazo de los ODM, es evidente que los logros alcanzados no son suficientes, ya que las desigualdades persisten de forma sistemática. Es más, estos progresos se han alcanzado sin tener en cuenta los límites del planeta, lo que se refleja en que hoy en día estamos en peores condiciones medioambientales que hace 15 años, y siguiendo una tendencia que de no revertirse puede traer consigo un grave deterioro para la vida en el planeta, incluida la vida humana. Esta realidad ha sido abordada y corroborada por Naciones Unidas mediante la iniciativa "Evaluación de los Ecosistemas del Milenio". En nuestra geografía se ha plasmado en los proyectos de investigación de Bizkaia y Euskadi, que estudian la relación entre los servicios de la naturaleza y el bienestar humano en nuestra geografía.

Una nueva agenda inclusiva, universal y sostenible

Es por ello que tras acabar el plazo de los ODM, los países del mundo, en el seno de las Naciones Unidas, han puesto en marcha una nueva agenda global de desarrollo mucho más ambiciosa, que incide sobre las causas de las desigualdades y el deterioro medioambiental. Esta agenda, conocida como Agenda 2030, se firmó el 25 de septiembre de este pasado 2015 y va a ser la referencia para avanzar hacia la sostenibilidad social, cultural, económica y ambiental en todas las sociedades. A lo largo de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 metas, iremos evaluando periódicamente cómo cada territorio apuesta y avanza hacia un desarrollo realmente sostenible e inclusivo.

Esta Agenda supone un hito a escala internacional, ya que por primera vez se unen pobreza y desarrollo sostenible, poniendo de manifiesto que no es posible la erradicación de la pobreza sin tener en cuenta la sostenibilidad, cuestiones ambas que se venían trabajando en el marco de Naciones Unidas, pero nunca hasta ahora de manera conjunta. Así mismo, y bajo el lema «no dejar a nadie atrás», se pone a las personas en el centro, entendiendo que no hay posibilidad de desarrollo humano que no tenga en cuenta los derechos humanos.

Pero sin duda, el mayor avance de la Agenda 2030 es que es una agenda compartida y universal. Los objetivos marcados son para todos los países y todas las sociedades. Por fin las Naciones Unidas y los gobiernos acuerdan que las necesidades de desarrollo son las mismas para todas las personas, independientemente del lugar donde vivan. Todas las personas necesitamos de salud, educación, vivienda, empleo, energía, igualdad, paz y ecosistemas sanos para vivir dignamente, tanto ahora, como las generaciones futuras.

La mirada local para una agenda mundial

¿Y por qué estos objetivos han de importarnos? ¿Qué papel tenemos en esta agenda, que nace de procesos complejos y se gesta a miles de kilómetros? La respuesta es sencilla teniendo en cuenta que hablamos de sostenibilidad en el ámbito de las ciudades y asentamientos humanos, en los medios de producción y consumo, de promover sociedades más inclusivas y pacíficas, de alcanzar una equidad de género real y de construir infraestructuras e industrias inclusivas, sostenibles e innovadoras.

Vivimos en una sociedad preocupada con nuestro entorno y con las personas. Diferentes agentes tendrán papeles diferenciados pero complementarios para alcanzar los objetivos que hemos adoptado. Las instituciones públicas tienen las competencias, recursos y responsabilidad de poner en marcha políticas eficientes que aseguren el desarrollo sostenible. Tenemos un tejido empresarial que, aunque debilitado por la crisis económica, se caracteriza en gran medida por su apuesta por la innovación. Y contamos con una sociedad civil activa y comprometida, que desea ser tenida en cuenta y participar en su propio desarrollo. Contamos con ello, con la capacidad para –como indica el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon–, «liberar a la raza humana dentro de esta generación de la tiranía de la pobreza, así como sanar y asegurar nuestro planeta para el presente y para las generaciones futuras». 

17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para 17 retos

1. Erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.

2. Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible.

3. Garantizar una vida saludable y promover el bienestar.

4. Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje permanente.

5. Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas.

6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento.

7. Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas.

8. Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente.

9. Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación.

10. Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos.

11. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

12. Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles.

13. Tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

14. Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para lograr el desarrollo sostenible.

15. Proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra, y frenar la pérdida de diversidad biológica.

16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.

17. Fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible.