+ NOTICIAS

MENORES, UNA CUESTIÓN DE ESTADO Y UN SIGNO DE SOSTENIBILIDAD SOCIAL

Coincidiendo con el 25 aniversario de la Convención de los Derechos del Niño (20 Nov. 2014), UNICEF emitió un informe con datos preocupantes del Estado español que, sin duda, provocan una reflexión «para la acción».

Artc. 37: «Todo niño tiene derecho a beneficiarse de un nivel de vida adecuado para su desarrollo y es responsabilidad primordial de padres y madres proporcionárselos. Es obligación del Estado adoptar medidas apropiadas para que dicha responsabilidad pueda ser asumida…»

32,6% DE LAS PERSONAS MENORES EN ESPAÑA VIVEN EN RIESGO DE POBREZA O EXCLUSIÓN SOCIAL.

Artc. 31: «El niño tiene derecho al esparcimiento, al juego y a participar en actividades artísticas y culturales»

50,9% DE LAS FAMILIAS CON MENORES DE ENTRE 0 Y 17 AÑOS NO PUEDEN PERMITIRSE UNA SEMANA DE VACACIONES AL AÑO FUERA DEL HOGAR HABITUAL.

Artc. 18: «Es responsabilidad primordial de padres y madres la crianza de los niños y es deber del Estado brindar la asistencia necesaria en el desempeño de sus funciones»

46,9% DE LOS HOGARES CON MENORES NO PUEDEN AFRONTAR GASTOS IMPREVISTOS.

Artc. 33: «Es derecho del niño ser protegido del uso de estupefacientes y psicotrópicos y se impedirá que esté involucrado en la producción o distribución»

74% DE MENORES DE 14 A 18 AÑOS HA BEBIDO ALCOHOL EN EL ÚLTIMO MES

Artc. 28: «Tiene derecho a la educación y es obligación del Estado asegurar al menos la adecuación primaria gratuita y obligatoria»

23% DE ABANDONO ESCOLAR TEMPRANO (SE HA COMPLETADO LA E.S.O., PERO NO SE SIGUE NINGÚN ESTUDIO O FORMACIÓN)

Artc. 23: «Los niños mental o físicamente impedidos tienen derecho a recibir cuidados, educación y adiestramiento especiales, para lograr su autosuficiencia e integración activa»

1,4% ES LA PROPORCIÓN DEL PIB ESPAÑOL DEDICADA A PROTECCIÓN SOCIAL. EN EUROPA ES EL 2,2%

Nota: El lenguaje de género del articulado no se ha manipulado, respetándose el texto original.

HEMOS DE REPENSAR LAS CIUDADES

Tomando como referencia las Perspectivas Mundiales de Urbanización elaboradas en 2014 por la ONU, el programa de investigación Urban Age, dependiente del centro internacional LSE Cities, identificó las diferencias entre los patrones demográficos, económicos y ambientales que se proyectan en las diferentes regiones como producto de los cambios urbanos.

Estas diferencias se obtuvieron usando como base el informe de la ONU que sostiene que en 1950 el 30% de la población global vivía en zonas urbanas, una cifra que llegó a un 54% en 2014 y que se proyecta que suba a un 66% en 2050.

Y si ya hoy día las desigualdades (demográficas, económicas, sociales, ambientales…) entre regiones y ciudades es manifiesta, la desproporción se hará aún más palpable, peligrosa e injusta.

De hecho, por ejemplo, en 2012, la ONU ya evidenció que las grandes ciudades del mundo que representan un 33% de la población mundial generaban más del 55% de la producción económica global; además de constatar que la ciudad de residencia y los patrones de consumo están íntimamente relacionados. En este sentido también, Urban Age pone como ejemplo que una persona que vive en los Emiratos Árabes Unidos es más probable que consuma 40 veces más energía que una que vive en Bangladesh. En tanto que una persona que viva en Reino Unido puede consumir la mitad que una que viva en Estados Unidos, lo que equivale, no obstante, a menos que alguien que viva en Dinamarca.

La presencia de fuentes energéticas renovables es, igualmente, desproporcionada debido a que si bien representan un 13% de la producción energética global, varían según su uso. Esto ocurre porque mientras en los países de altos ingresos se usan para biomasa y electricidad, en los de bajos ingresos se usan para calefacción y cocinar.

Asimismo, la generación de emisiones de carbono también presenta grandes diferencias, ya que los países con los mayores niveles de contaminación son Australia, China y Sudáfrica, debido a su dependencia del carbono, en contraste con lo que ocurre en Dinamarca que tiene mayores fuentes renovables. Y en el caso de las emisiones de transporte, éstas también tienen relación con las tasas de motorización, por lo que se aglutinan en Estados Unidos y China, responsables de un 39% de las emisiones globales de ese origen.

En consecuencia, siendo peligrosa la huella urbana actual aún lo será mayor en un futuro próximo, estando avocados a repensar urgentemente nuestro modelo de desarrollo.