Logo de la Diputación

Foru Aldundia - Diputación Foral

Contacto

Bizkaia 21

Logotipo de Bizkaia21

Sanrokeburu

Áreas de esparcimiento de la Diputación Foral de Bizkaia

Áreas de esparcimiento de la Diputación Foral de Bizkaia

El área de esparcimiento Sanrokeburu está ubicada en el municipio de Durango bajo la tutela el Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural de la Diputación Foral de Bizkaia.

Se accede al área de esparcimiento desde la plaza Ezkurdi de Durango. Desde allí  nos dirigimos por la calle San Agustinalde hacia el Museo de Arte e Historia, donde nos desviamos a la derecha por la calle San Roke. Pasamos bajo la circunvalación y a 200 metros se coge un camino asfaltado que se encuentra a la izquierda del camino de subida a Larrinagatxu. A  150 metros de ese cruce se encuentra el área de esparcimiento. 
Imagen del área de esparcimiento Sanrokeburu

Equipamientos


  • Accesibilidad

  • Aparcamiento

  • Fuente de agua potable

  • 6
    Nº de Asadores

  • 21
    Nº de Mesas

  • Papeleras

  • Playas de sol

  • Vistas panorámicas

  • Zona de sombra

Observaciones

El área de esparcimiento se divide en dos zonas claramente diferenciadas. La primera la encontramos al lado derecho de la carretera que sube al barrio de Larrinagatxu, en una pequeña explanada a la sombra de un hermoso bosquete de robles americanos, que extienden sus frondes ladera abajo, hasta el cercano arroyo que da nombre al barrio. 

El resto del área se sitúa un poco más arriba, pero el acceso hasta la misma no es posible campo a través, ya que de ella nos separa un empinado talud cubierto por un hermoso robledal. 
 
Retrocediendo unos pocos metros por la carretera encontramos a mano derecha una estrada asfaltada, que asciende una empinada rampa para situarnos inmediatamente junto a la zona más amplia y soleada del área de esparcimiento. Ésta se divide a su vez en dos partes. Al lado derecho, las instalaciones buscan la sombra de un grupo de esbeltas acacias, mientras que por la izquierda se extienden el resto de mesas y asadores en una alargada franja de terreno, desde donde se abren magníficas vistas del monte Mugarra.
 
Visitas y paseos por los alrededores  

Durango

Durango, corazón de la Merindad de Durangaldea, se asienta en el valle del río Ibaizabal, cuya estratégica situación le ha otorgado a lo largo de la historia una gran importancia comercial. No se conoce con exactitud la fecha de fundación de la Villa, aunque la mayoría de los historiadores coinciden en datarla entre los siglos XII y XIII.

Paseando entre las estrechas calles de su casco antiguo, podemos observar numerosos monumentos, iglesias y edificios singulares, de visita obligada para todo aquel que quiera conocer un poco más de cerca la historia de esta villa medieval:
 
La Cruz de Kurutziaga
 
Es la joya arquitectónica por excelencia de la villa. Se trata de un crucero levantado a finales del siglo XV como símbolo expiatorio de la herejía. El monumento, de acentuado barroquismo gótico, representa el árbol de la Cruz con los símbolos de la Pasión.
 
Santa María de Uribarri
 
Situada en el centro del casco viejo de la Villa, esta iglesia del siglo XV está precedida por un amplio pórtico característico de las iglesias vizcaínas. En su arquitectura conjuga diversos estilos como el gótico, el renacentista y el barroco. En su bello retablo se muestra la imagen gótica de la Virgen de Uribarri, patrona de la Villa. 
 
San Pedro de Tabira
 
Situada en el barrio del mismo nombre, está considerada como la iglesia más antigua de Bizkaia. Sus restos primigenios se remontan al siglo XII.
 
El ídolo de Mikeldi
 
Es una figura de piedra que representa un cuadrúpedo. Data al parecer de época anterior a los romanos. Se especula sobre si su significado es religioso, funerario, o simplemente como mojón divisorio.
 
El Arco de Santa Ana
 
Este arco de estilo barroco es el único que perdura de las seis puertas que antaño se abrían en la muralla que rodeaba la villa medieval. 
 
Barrio Bitaño
 
Comenzamos un hermoso paseo desde la parte alta del área por una pista de grava, que parte desde el  lado izquierdo de la carretera, para desembocar en una amplia campa dotada de mesas y bancos. Este lugar fue hasta no hace muchos años el vertedero de residuos sólidos urbanos del municipio, pero gracias a un ambicioso plan de recuperación se ha transformado en un hermoso mirador de la villa de Durango.
 
A la derecha de la campa discurre una estrecha senda que nos lleva hacia un pinar. El camino va cobrando mayor entidad a medida que ascendemos. Pronto, junto al tronco de una vieja haya, el camino se bifurca.
 
Entre pastizales y repoblaciones de pinos nos acercamos al barrio de Bilaño. Una pequeña avenida de viejos robles nos da acceso a la aldea, situada en lo alto de un privilegiado cordal, que nos ofrece una perspectiva poco usual y sobrecogedora de los montes de Durangaldea. 
 
A mano derecha, a la entrada del barrio, encontramos el caserío Zabala o Palazio, en cuya fachada se alternan el ladrillo y el entramado de madera. Este bello ejemplo de caserío vizcaíno corresponde a la arquitectura de los siglos XVI-XVII. En el tránsito de la planta principal se observa el escudo de la familia Zabala.
 
Izurtza
 
Para llegar a Izurtza realizaremos un corto paseo de poco más de 3 kilómetros. Comenzamos en la parte alta del área de esparcimiento, junto a la fuente,  desde donde sale una estrecha carretera que sube a un caserío cercano. Por su parte trasera, una amplia pista nos introduce en un pinar. Pronto las altas coníferas dejan paso a un hermoso bosque mixto de robles y hayas, donde podemos contemplar unas curiosas piedras hincadas en el suelo. Estos “mugarris” (mojones), fueron colocados por todo el municipio de Izurtza para delimitar sus tierras respecto a las de Durango y Mañaria. Tras pasar el bosque cogemos una pequeña carretera a la izquierda. Esta estrada pronto nos cambia de vertiente, pudiendo observar ahora las recortadas siluetas de las crestas del Duranguesado. Entre huertas y caseríos llegamos a Izurtza.
 
En sus alrededores podemos encontrar importantes casas armeras, entre las que destaca, sin duda alguna, la Torre de Etxaburu, en las cercanías de Mañaria, al pie de la  impresionante peña del Mugarra. Construida sobre un peñón hueco, fue edificada en tiempos del emperador Antonio Pío y ordenada destruir posteriormente por Enrique IV. Tras varias reconstrucciones, su aspecto actual corresponde a una remodelación emprendida por la Diputación Foral de Bizkaia.

Datos de interés

Agroturismos cercanos

Nekatur

Visitas y paseos

Climatología

Euskalmet

Aviso

Para visualizar estos ficheros necesita el programa gratuito Adobe Reader, acceda a este enlace para descargarlo.

Arriba

Entendido