NUESTRO ENTORNO

Alberga la mayor diversidad paisajística y ecológica de la CAPV

La reserva de la Biosfera de Urdaibai, 30 años (1984-2014)

Paula Caviedes. Directora-conservadora de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai

Hace 30 años Urdaibai fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, momento en el cual los importantes valores naturales y culturales que este territorio atesora fueron internacionalmente reconocidos. Así, comenzó de manera pionera, su apuesta por convertirse en un referente en investigar, poner en práctica y divulgar nuevas formas de relación entre el ser humano y la naturaleza.

Se trata del espacio protegido más antiguo de la Comunidad Autónoma del País Vasco (CAPV), y el único que cuenta con una norma con rango de ley para su protección, ya que en 1989 fue aprobada por unanimidad en el Parlamento Vasco la Ley 5/1989 con el objeto de proteger y potenciar la recuperación del conjunto de sus ecosistemas.

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai se extiende por la cuenca hidrográfica del río Oka, a lo largo de 22.000 ha. Urdaibai acoge en su territorio 45.000 habitantes e incluye 22 municipios.

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai cuenta con un patrimonio natural bien conservado, de gran valor y representatividad. Ejemplo de ello son el estuario del Oka y el encinar cantábrico que lo rodea, las playas y el litoral acantilado que acaricia el mar Cantábrico, pequeñas masas de robledal y bosque atlántico diseminadas en su interior, y la campiña atlántica labrada por sus habitantes durante años.

En Urdaibai concurre probablemente la mayor diversidad paisajística y ecológica de la CAPV, ya que alberga más de 3.000 especies de los cuales más de 80 disponen de reconocimiento internacional. Debido a esto, gran parte de su territorio ha sido designado como Zona de Especial Conservación (ZEC) de la Red Europea Natura 2000: sus encinares cantábricos, su estuario (que es parte del listado internacional de humedales RAMSAR), su franja litoral y su intrincada red fluvial. Además, el estuario y el litoral han sido designados también Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Asimismo, Urdaibai presenta un interesante y diverso patrimonio geológico. Alrededor de 260 millones de años de la historia de la Tierra se pueden observar en sus rocas, minerales y fósiles. Desde pliegues, fallas, antiguos arrecifes fosilíferos, abanicos submarinos (tipo flysch) o antiguos volcanes submarinos, hasta los depósitos actuales litorales, estuarinos, kársticos o fluviales.

Son interesantes los diferentes usos del territorio realizados a lo largo del tiempo en Urdaibai que han dado lugar a la existencia de núcleos poblacionales dispersos que aportan heterogeneidad al paisaje, que se muestra como un mosaico de gran valor y diversidad ecológica.

Este territorio cuenta, asimismo, con un gran número de elementos arqueológicos e histórico-culturales que configuran un rico patrimonio cultural material e inmaterial.

Como todas las Reservas de la Biosfera, Urdaibai estructura su territorio en tres zonas:

Al igual que cualquier Reserva de la Biosfera, Urdaibai desarrolla su gestión entorno a tres funciones: la conservación, el desarrollo sostenible y el apoyo logístico (investigación, interpretación, educación y capacitación). Estos tres ejes se planifican mediante Planes de Acción que actualmente están en fase de revisión y actualización.

Respecto a la función de conservación cabe destacar el importante trabajo realizado todos estos años, tanto en su vertiente preventiva mediante la aplicación de la normativa prevista en la Ley de Urdaibai y su Plan Rector de desarrollo, como mediante la ejecución de proyectos de restauración ambiental en las zonas de mayor valor natural.

Un hito importante respecto al desarrollo sostenible fue la aprobación de la Agenda 21 comarcal (PADAS) en el año 1998. Este Plan supuso un importante esfuerzo de participación, coordinación y consenso de agentes públicos y privados de Urdaibai para el impulso de esta función. Cabe también subrayar los avances logrados en relación al fomento del uso de las energías renovables, y del turismo de naturaleza, a través de la creación de centros de interpretación y observación de la naturaleza (Torre Madariaga, observatorios de fauna de San Kristobal y Matxitxako, Urdaibai Bird Center) y la adecuación de senderos.

Urdaibai trata de ser, además, un lugar de aprendizaje para la consecución de un desarrollo sostenible. Para ello, se impulsa la investigación aplicada en colaboración con la Cátedra UNESCO sobre Desarrollo Sostenible y Educación Ambiental de la UPV/EHU. En este sentido son innumerables las conferencias, cursos de formación, exposiciones y publicaciones llevadas a cabo con el objetivo de difundir el conocimiento adquirido y contribuir al flujo de intercambio y comunicación con la ciudadanía y en el seno de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera.

30 años después de su declaración, este maravilloso territorio sigue constituyendo un excelente lugar para el desarrollo de proyectos, iniciativas y experiencias que contribuyan al difícil y necesario reto al que se enfrenta la humanidad, la sostenibilidad.

Programa MaB (Man and Biosphere)

Iniciado en 1971, el Programa MaB (Man and Biosphere) es un programa internacional, en materia de conservación, investigación y desarrollo sostenible que centra su actividad en una Red Mundial de espacios denominados Reservas de la Biosfera. Su objetivo es lograr una administración racional de los recursos de estos espacios, asegurando su conservación, vinculando ésta con un desarrollo económico y humano sostenible, y mejorando la relación entre el ser humano y su medio natural.

Las Reservas de la Biosfera por lo tanto, son espacios concebidos como áreas para experimentar, perfeccionar, demostrar y desarrollar los objetivos de conciliación entre la conservación y el logro de un desarrollo económico y social sostenible.

Estos espacios constituyen zonas ecológicamente representativas o de valor único, en lugares donde la integración entre la naturaleza, el ser humano y sus actividades es esencial. También se pretende que la experiencia adquirida pueda ser extrapolada a otros territorios.

Hoy existen en el mundo más de 600 reservas repartidas en 119 países.