FICHAS COLECCIONABLES

El amor de hortelano

Galium aparine
Se adhiere a la ropa o al pelo gracias a unos espolones

La característica más llamativa de esta hierba es que se adhiere con firmeza al pelo de los animales y a la ropa de las personas gracias a unos diminutos garfios que cubren toda la planta. Esto permite a la planta dispersarse lejos con facilidad. Además, esos mismos espolones le sirven de apoyo para crecer sujetándose al tallo de otras plantas. También conocida como lapa o azotalenguas, pertenece a la familia de las rubiáceas y es común en terrenos relativamente húmedos −baldíos, pastizales, cultivos y jardines− de Europa y Norteamérica. Es una planta anual, que muere con la llegada del frío. Tiene diversos usos medicinales y algunos de sus principios activos son anticancerígenos.

Ciervo rojo

Cervus elaphus
El macho desarrolla cada año una impresionante cornamenta

A finales del verano, el ciervo rojo −también conocido como común o europeo− luce una impresionante cornamenta. En nuestros bosques comienza la berrea, señal inconfundible de que los ciervos han entrado en celo y se disponen a entablar unas espectaculares luchas para conquistar a las hembras. Durante la época de reproducción, los machos dedican toda su energía a luchar y a copular, llegando incluso a morir de hambre y puro agotamiento si no han acumulado reservas suficientes durante el verano. Es el segundo cérvido más grande del mundo, después del alce, llegando a alcanzar los 200 kilos. Está ampliamente distribuido por el hemisferio norte y está incluido en la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, debido fundamentalmente a su introducción para la caza.

Vuelvepiedras

Arenaria interpres
Se alimenta buscando invertebrados debajo de las piedras

Esta ave de la familia de las escolopáceas pesa poco más de 100 gramos y es relativamente común en nuestras zonas costeras. Con patas, pico y cuello cortos, se mueve ágilmente entre las rocas levantando pequeñas piedras donde captura los invertebrados de los que se alimenta. Aunque su coloración varía con las estaciones, sus patas son siempre de un color naranja intenso. Es un ave migratoria presente en los cinco continentes. Cría en el Norte entre mayo y agosto, escondiendo su nido entre la vegetación y ocupándolo varios años. Después de la cría, vuela al Sur llegando incluso a Sudáfrica y a Tierra de Fuego.

Haya común

Fagus sylvatica
Uno de nuestros árboles más singulares

Junto con el roble, el haya es uno de los árboles más importantes de nuestro territorio, aunque desgraciadamente no abunda. Longevo y de crecimiento lento, es común en la Cordillera Cantábrica y por toda Europa. Necesita suelos frescos y fértiles, con lluvia abundante y sombra, por ello es más habitual en montañas. Alcanza los 40 metros de altura con un tronco recto y robusto de gran valor. Sin embargo, cuando crece solo es irregular. Gracias a su corteza lisa de color gris resulta fácil identificarlo. Cuando las hayas despiertan de su letargo invernal, la disposición horizontal de sus hojas apenas permite pasar la luz, impidiendo el crecimiento de otras especies. Por este motivo, el hayedo tiene un carácter sombrío, de bosque encantado.